El caso de Leonard Peltier en la ONU: ¿Un callejón sin salida?

WhatsApp-Image-2022-10-02-at-22.53.44-1140×620

Por: Elena Rusca & Felipe Román Lozano, Ginebra 

Fuente: El Clarín de Chile


La detención arbitraria de Leonard Peltier, que perdura desde hace 46 años, ha sido reconocida como tal por organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales. Su caso ha sido llevado frente al Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria en la ONU, que instó su liberación a Estados Unidos durante el Consejo de Derechos Humanos número 50. Sin embargo, hasta el día de hoy, nada ha cambiado en la situación de Leonard Peltier.

El Clarín de Chile pudo encontrarse con Jean Roach, Lona Knight y Carol Gokee, tres delegadas del movimiento por la liberación de Leonard Peltier, durante la sesión número 51 del Consejo de Derechos Humanos que está sesionando actualmente en la sede de Naciones Unidas de Ginebra, Suiza. En este consejo reiteraron la necesidad de actuar para terminar con la injusta detención de Leonard Peltier.

Leonard Peltier, activista indígena estadounidense, fue condenado a dos cadenas perpetuas en una prisión federal por el supuesto asesinato de dos agentes del FBI durante un tiroteo en 1975 en la reserva indígena de Pine Ridge en Dakota del Sur. Encarcelado a la edad de 32 años, Leonard Peltier ahora es un anciano muy frágil. Su condena inconstitucional, reconocida mundialmente como detención arbitraria, se está convirtiendo actualmente en una sentencia de muerte de facto.

Durante los últimos años se reconoció el ambiente violento creado por el FBI en la reserva de Pine Ridge durante la época de la detención de Peltier: el FBI participó activamente y financió una campaña encubierta para reprimir las actividades del Movimiento Indígena Americano (AIM), un grupo de activistas que llamaba la atención sobre las violaciones de los derechos otorgados por los tratados federales, la discriminación y la brutalidad policial contra los nativos estadounidenses.

Los esfuerzos para obtener la liberación de Leonard Peltier se han visto obstaculizados repetidamente por la oposición del FBI, junto con el hecho de este organismo no reconoce el papel que desempeñó en Pine Ridge. Desafortunadamente, para el gobierno de Estados Unidos, estas acciones del FBI a mediados de la década de 1970 en territorio indígena parecen difícilmente creíbles y eso no ayuda a cuestionar la situación de Leonard Peltier.

Quisiéramos preguntarles sobre la atmósfera creada por el FBI en los años setenta en la reserva indígena de Pine Ridge. También nos interesaba saber si el dirigente de la tribu en aquel momento, Dick Wilson, estaba implicado de alguna manera con agencias gubernamentales o de qué manera contribuyó a esta atmósfera violenta.

Dick Wilson fue el creador del escuadrón de matones a quien el gobierno de los Estados Unidos entregó armas automáticas y asistencia militar para ir a Wounded Knee.  Fue allí donde comenzó, en 1973. Pero vale la pena considerar el año de 1975, cuando ocurrió el tiroteo el 26 de junio, en una hora, la zona ya estaba inundada de policías, la IA, que era la policía tribal, que ahora ha cambiado. ¿Quién era Dick Wilson? El jefe de la tribu, quien declaró que se iba a deshacer de los miembros de la AIM. Así que cualquier hombre que tuviera el pelo largo, o cualquiera que creyera en la religión nativa, en la religión tradicional, quien fuera a la cabaña de sudoración o participara en una ceremonia, se convertía en objetivos de sus matones. Incluso quienes fueran considerados como simpatizantes del AIM. Muchos lo eran, especialmente las abuelas.

¿Cree usted que toda esta atmósfera violenta creada por el FBI y por la policía privada de Dick Wilson (los GOONS), fue dirigida principalmente para suprimir de alguna manera todo intento por preservar y retener las tradiciones indígenas, un intento de uniformización y occidentalización de los pueblos indígenas estadounidenses?

Así como Wounded Knee 73 fue un movimiento espiritual que partió desde los internados y presionó a la Iglesia Católica respecto a la educación forzada de niños y niñas indígenas. Luego, el Movimiento Indígena Americano regresó y ayudó a recuperar las creencias porque la religión nativa todavía estaba allí, pero estaba escondida. Gracias a este movimiento nuestras creencias tradicionales volvieron a salir a la luz. Y esa era una de las principales cosas que temía el gobierno: la unificación del pueblo indígena bajo la espiritualidad.

Entonces el gobierno organizó el asalto militar a Wounded Knee en 1973 y luego  proporcionó las armas de tipo militar a la policía de Wilson. Cuando ocurrieron los eventos del 26 de junio de 1975, la atmósfera cotidiana que se vivía en el resguardo era regida por la ley de las armas. Todo el mundo tenía que tener un arma para protegerse y a menudo le estaban disparando a alguien. Pero desde Wounded Knee, nosotros teníamos armas  de disparo único calibre 22, mientras que ellos (los GOONS) tenían armas automáticas. Pero solo las teníamos para protegernos, ellos en cambio tenían incluso vehículos blindados, ya sabes, tanques de guerra. Sí, hay fotos de eso. Y así, cuando llegó el 26 de junio, el día del tiroteo en el que Leonard fue incriminado, enviaron a dos agentes del FBI al rancho de Jumping Bulls. Estos agentes estaban de civil, sin distintivos, sin uniformes. Y sabían que el clima de toda la reserva era delicado por vivir según la ley de las armas. Así que nos preguntamos, ¿Por qué hicieron eso? ¿Por qué enviaron vehículos sin identificación? Y no vestían uniformes de policía, ni siquiera trajes, ya sabe, como suelen vestir los agentes del FBI. Así que esta es como una pregunta que no logramos responder. ¿Por qué hicieron eso y también por qué entraron disparando?

-Jean tenía 14 años y estaba allí.-

-Sí, mi hermano pequeño y yo estábamos allí, pero la mayoría de nosotros éramos menores de 18 años. Los adolescentes y adultos son los que pagaron por ello.-

Leonard fue acusado de haber asesinado a dos agentes del FBI, uno de ellos con tiros a quemarropa, pero los estudios de balística nunca han confirmado este hecho.

Y supuestamente los agentes del FBI estaban persiguiendo a un joven que fue acusado de haber robado un par de botas…

Si, así es. Y ese es otro tema de jurisdicción porque en primer lugar, al FBI no le está permitido el acceso a nuestra tierra soberana, a detener a miembros tribales, a menos de que no hayan cometido uno de los diez delitos principales, como el secuestro o el asesinato. El motivo tiene que ser uno de los diez delitos principales. Así que el robo de unas botas de vaquero no califica como tal.

Además este hecho ocurrió en Nebraska, en un Estado al sur de Dakota del Sur. El incidente de las botas ocurrió en otro Estado. Y me gustaría añadir algo: Dick Wilson, el jefe de la tribu, fue quien decidió traer a los Aguaciles del gobierno de los Estados Unidos, al FBI, porque estaba intentando obtener los recursos contenidos en la tierra bajo sus pies. Los Jumping Bulls eran autoridades tradicionales y necesitaba su firma para transferir las tierras al gobierno de los Estados Unidos, interesado en la extracción de uranio en dicha región. De hecho en aquel momento querían construir un polígono de tiro, pero siempre estaban tratando obtener aquellas tierras y los ancianos se acercaron al Movimiento Indígena Americano diciendo: “Necesitamos su ayuda, nos están matando”.

Mataron a más de sesenta y tres personas en aquel tiempo. Los agredieron con la fuerza, los maltrataron, los sacaron de la carretera en sus autos, dispararon contra las casas y mataron a los niños. Y entonces el Movimiento Indígena Americano vino a protegerlos.

El mismo día que ocurrió el tiroteo, Dick Wilson estaba en Washington, D.C., transfiriendo la tercera parte de los cuatro octavos de la reserva al gobierno con firmas falsificadas. Así que en el fondo se trataba de la tierra, se trataba de codicia. El Movimiento Indígena Americano fue calificado como grupo terrorista por Wilson. Entonces por este motivo el gobierno estadounidense acudió con la gran milicia, porque supuestamente se trataba de un grupo terrorista, de un grupo guerrillero. Pero en realidad no lo era. No lo era.

En el FBI era el periodo de la era de J. Edgar Hoover durante el cual fue implementado el  COINTELPRO, el programa de contrainteligencia, en este caso para instaurar una campaña de difamación contra el Movimiento Indígena Americano y para hacerle creer a la gente que todos en la Reserva de Pine Ridge eran militantes, aunque esto no fuera cierto. Leonard Peltier les estaba enseñando a los habitantes de Pine Ridge jardinería y acerca de las ceremonias. Leonard no es un hombre violento de ninguna manera, pero protegió a su gente. Él daría su vida por su pueblo. Y por eso tenemos que seguir luchando por él. Él está enfermo en este momento. Y cuando la ONU publicó su informe, tuvimos que venir y tuvimos que amplificar las informaciones. Tuvimos que esforzarnos al máximo para lograr que todos los líderes mundiales dieran un paso al frente para darle su libertad.

Ni siquiera deberíamos tener que estar pidiendo clemencia. Este hombre debería haber sido exonerado hace años cuando salió la Ley de Libertad de Información y pudimos obtener ciertos documentos. Fue entonces cuando obtuvimos la prueba de que ocultaron el informe balístico y falsificaron los informes balísticos para condenar a Leonard. Y me gustaría agregar una cosa más que, en su reciente declaración al presidente Biden, James Reynolds, el fiscal federal, supervisor del fiscal, Evan Hultman, quien encarceló a Leonard, declaró: “He vivido con esto durante 45 años. Y debo decirle que hemos mentido, hemos usado una teoría tras otra. Cuando una teoría no funcionaba, creábamos otra. Hicimos esto y llevamos a este hombre a prisión. Y ya es suficiente. Él debe ser liberado”.

Nunca le han dado una fecha de excarceración. Así que ahora mismo está a punto de morir en prisión cuando ya cumplió su condena hace más de cinco años. Si miramos el tiempo en que estuvo en prisión, una cadena perpetua en el momento de su condena eran 17 años y medio, y tenía dos cadenas perpetuas. Esto equivale a 35 años. Y luego se escapó en California, en Lompoc, porque el gobierno le tendió una trampa para atentar contra su vida. Le pidieron a otro recluso que lo ayudara a escapar, y le iban a disparar por la espalda porque estaba recibiendo mucha atención de los medios fuera de la prisión. Esa era la única forma en que podían detener a Leonard. Sin embargo el plan falló porque no distinguían a un nativo de otro. Así que le dispararon a otro y lo mataron pensando que era Leonard. Pero Leonard escapó durante cinco días. Finalmente fue capturado y le agregaron 7 años de prisión a su condena, así que hace cinco años debían haberlo liberado. Leonard lleva luchando por su vida durante 47 años. Y tiene algunas personas importantes que lo apoyan. Ahora nuestra coalición ha logrado sumar a políticos, periodistas, profesores, doctores, abogados, asistentes legales, y también muchas organizaciones están trabajando con nosotros.

También hemos leído sobre las condiciones de vida de los indígenas en Estados Unidos, especialmente en la reserva indígena de Pine Ridge, incluso hoy en día. Así que nos preocupó leer que hay cifras muy altas de pobreza, alcoholismo y suicidios de adolescentes. Hasta el día de hoy hay discriminación por parte del gobierno y no se hace lo suficiente. ¿Podría contarnos un poco más sobre esto y el estado de las cosas en la reserva?

Estamos hablando de genocidio, colonización, hasta la fecha. Vivir en las reservas es como estar en guerra, como en un campo de prisioneros.

Las reservas no son autónomas y el gobierno no nos trae buena comida: nadie aquí en este país comería jamás la comida que nos dan. Y no solo eso, sino las drogas que trajeron, esto destroza a toda la comunidad.

La iglesia es igual de venenosa. Así que tienes todos estos elementos con los que han crecido varias generaciones. Por ejemplo, la obligación a enviar a los niños a los internados, por otra parte los abuelos no pueden hablar el idioma o practicar sus costumbres, estos son abusos. Hemos escuchado lo que ocurrió en Canadá y también tenemos internados en Estados Unidos. Lona es una sobreviviente del internado. Quebraron a su familia. Entonces, cuando rompes el núcleo de la familia, es decir, tienes a toda una generación que nunca cuidó de sus hijos porque estaban en el internado. Así que se trata de un verdadero ataque dirigido al desmoronamiento de la gente, de la familia, de las tribus. Y el resultado se ve en las condiciones actuales de las reservas indígenas.
Así que las familias se veían obligadas a enviar a sus hijos a estos internados.
Así es, los recogían por la fuerza a los cinco años y regresaban a los 18 o 24.
Funcionarios estatales venían y se llevaban a los niños. El mismo Leonard fue llevado a una de estas instituciones. Él fue criado por su abuelo y su abuela, y cuando su abuelo falleció, su abuela estaba luchando para alimentarlo a él y a sus hermanos. Entonces ella pidió ayuda y funcionarios comenzaron a venir en autos del gobierno. A los nueve años, Leonard sabía lo que era un auto del gobierno, y cuando esos autos llegaban a la propiedad, los niños corrían porque sabían que se los iban a llevar. Y un día no oyeron al carro que venía y se los llevaron.

Desde Estados Unidos hasta la ONU, pidiendo justicia para Leonard Peltier

Todas las instancias legales para pedir la libertad de Leonard Peltier en Estados Unidos han sido inútiles. Solo queda la esperanza en las instancias internacionales. Entre ellas, las de la ONU en Ginebra, cuña de los derechos humanos.

“La condena de Leonard Peltier fue un error judicial atroz y, entre otras cosas, una violación de sus derechos al debido proceso. Leonard fue sentenciado en 1977 a dos cadenas perpetuas consecutivas en relación con el tiroteo y la muerte de dos agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en la reserva de Pine Ridge, SD, después de un juicio ampliamente criticado por la flagrante mala conducta del FBI y del Fiscal General de los Estados Unidos”, denuncia Jean Roach, Mnicujou, Lakota, miembro de la Nación Oceti Sakowin y sobreviviente del tiroteo de Oglala de 1975, que resultó en el encarcelamiento de Leonard Peltier, durante la sesión número 51 del Consejo de Derechos Humanos.

“Leonard Peltier ha agotado los recursos internos y ahora solo el presidente de los Estados Unidos puede otorgar el indulto. Su salud ha empeorado durante los últimos años”, explica Jean Roach. “Leonard Peltier es el preso político con más años de prisión en los Estados Unidos. El hecho de que el preso político con más años de prisión sea un hombre indígena es un ejemplo de los continuos legados del colonialismo que enfrentan los pueblos indígenas”.

Las declaraciones del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU, durante su sesión número 93 que se realizó entre el mes de marzo y abril de este año, subrayan las denuncias de Jean Roach.

El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria fue establecido en la resolución 1991/42 de la Comisión de Derechos Humanos. De conformidad con sus métodos de trabajo, el 10 de diciembre de 2021, el Grupo de Trabajo transmitió al Gobierno de los Estados Unidos de América una comunicación relativa a Leonard Peltier: “desde el comienzo de su sentencia, el Sr. Peltier ha sufrido una serie de violaciones de los derechos al debido proceso garantizados a los presos que buscan libertad condicional bajo la ley de los Estados Unidos. En 1977, la Comisión de Libertad Condicional implementó un procedimiento que requería que los presos sin sentencia mínima fueran informados de su fecha de libertad condicional “presunta”. Sin embargo, al Sr. Peltier nunca se le informó de su presunta fecha de libertad condicional, como se requiere. La decisión de la Comisión de 1993 de negar la libertad condicional se tomó por recomendación de un examinador de la audiencia de libertad condicional que no tenía pleno acceso a los hechos del caso. El examinador recomendó negar la libertad condicional porque el Sr. Peltier había «cometido asesinatos». Sin embargo, en ese momento, no sabía que el Gobierno había admitido previamente que no podía probar que el Sr. Peltier fuera la persona que había matado a los agentes de la Oficina Federal de Investigaciones. Los fiscales habían reconocido en 1978 que no sabían específicamente quién disparó los tiros mortales, y los hechos no indicaban directamente a la persona responsable del asesinato”.

La fuente alega que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) atacó a Peltier por su activismo político relacionado con los derechos de los indígenas antes de que fuera encarcelado y que desde entonces ha seguido ejerciendo influencia en su caso. Las intervenciones en el caso de Peltier reflejan la historia de la agencia, que se ha enfocado en grupos de disidentes políticos, particularmente aquellos de minorías raciales y comunidades indígenas.

Antes de su arresto, Peltier era activista del Movimiento Indígena Americano. En 1973, la Oficina Federal de Investigaciones comenzó a vigilar y a trabajar para infiltrarse en el Movimiento para investigar su supuesta actividad extremista. Las comunicaciones de la oficina de esa época se refieren a los esfuerzos para cultivar informantes dentro de los miembros del Movimiento, y la vigilancia de las actividades de los miembros individuales del Movimiento. De la vigilancia encubierta, la Oficina escaló sus actividades a amenazas físicas. Un memorando de la reunión de abril de 1975 mostró que la agencia se estaba preparando para entablar una confrontación armada con el Movimiento.

El Grupo de Detención Arbitraria sostiene que “la detención del Sr. Peltier es arbitraria en las categorías I y III[1]. Incluso si una detención era legal en su inicio, puede volverse ilegal una vez que la persona ha cumplido la condena o cuando las circunstancias que justificaron la detención han cambiado. Este es el caso de la detención del Sr. Peltier. Aunque el Grupo de Trabajo no encontró que la detención del Sr. Peltier fuera arbitraria en 2005, las circunstancias han cambiado y la privación continúa de su libertad 17 años después ahora se ha vuelto arbitraria”.

En ese sentido el Grupo de Trabajo recuerda que, incluso cuando ningún defecto individual considerado por sí solo haría arbitraria la detención, una serie de defectos pueden indicar acumulativamente que la detención es realmente arbitraria. El presente caso, para el Grupo, es tal: el efecto acumulativo de las deficiencias procesales que ha sufrido Leonard Peltier en los procedimientos de libertad condicional es abrumador, lo que hace que su detención continua sea arbitraria.

Ahora el gobierno de Estados Unidos tiene 6 meses para contestar a la comunicación del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU.

Visitas:464



No hay comentarios

Añadir más

0Shares