Entrevista al artista plástico Henry Lugo

IMG-20200408-WA0078

En estos días pintados a grises, tuvimos la fortuna de encontrarnos con los cálidos matices del maestro Henry Lugo, oriundo del Valle de San Juan, municipio del departamento del Tolima, quien actualmente y desde hace varios años reside en la capital musical. 

El trabajo de Henry Lugo se mueve en diferentes campos de la plástica, mostrando gran versatilidad en su obra, donde sobresalen sus esculturas, las cuales muchos hemos podido apreciar, sin percatarnos tal vez sobre el artista detrás de su creación; por fortuna, Lugo nos brindó un espacio donde amenamente conversamos  sobre lo divino y humano, y claro, no faltaba más, también sobre su vida a través de su pasión por el mundo de las artes plásticas. 

  1. Ojo Público: Henry, ¿Cómo te defines?

Henry Lugo: Para mí, definirme como persona es una noción abstracta de un conjunto de características que tenemos todos los seres; todos estos elementos son los que forman nuestra personalidad. Con base en este análisis, me considero una persona honesta, trabajadora, disciplinada, respetuosa, de buen humor, amigo de mis amigos y creyente en un ser supremo.

  1. O.P: ¿Qué te motivó a ser artista?

H.L: En un mundo tan globalizado, donde te venden la idea de que solo triunfan los abogados, los ingenieros y otros tipo de profesionales, ser artista es una profesión que te termina intimidando, pero que a la vez el hecho de serlo, tanto para mí como para mis colegas, nos convierte en una mejor versión de nosotros mismos, debido a que se da la oportunidad de aprender mucho acerca de uno; si te equivocas mejoras, te esfuerzas y terminas comprendiendo que un error es algo natural, y que se puede utilizar como oportunidad de aprender para mejorar día tras día haciéndote además mejor persona.

  1. O.P: ¿Cuál es el campo de las artes plásticas que más te gusta?

H.L: Es relativo, todo depende del momento en que estés viviendo; las artes plásticas son un compendio de actividades que incluyen dibujo, pintura, escultura, instalación, performance… Todas tienen el mismo fin y es llevar un mensaje al espectador. Para plasmar mi idea tengo que bocetar, dibujar, colorear; la escultura es todo eso pero con un valor agregado: es en tercera dimensión; esta etapa de mi vida me ha inclinado mucho más por la escultura.

  1. O.P: ¿Cuál de tus obras consideras la más importante hasta la fecha?

H.L: Tus obras son tus hijos, todos son muy importantes, cada uno tiene una cualidad que lo hace único. Quizás un dibujo de mi hija hace muchos años; para mí era un verdadero retrato, aunque para la gente fuera un verdadero mamarracho. Esa obra la recuerdo mucho y fue la que dio inicio a Henry Lugo como artista.

  1. O.P: Muchos seguramente hemos visto esculturas tuyas por la ciudad y el territorio tolimense. Cuéntanos un poco acerca de ellas y en dónde se encuentran.

H.L: Afortunadamente ya son varias y espero que sean muchas más, entre ellas el monumento a la familia y al trabajo en Comfatolima, el minero en Payandé, apología ancestral en San Luis y el monumento al maíz en el Valle de San Juan. Hace tiempo vengo trabajando arte sacro; sobre esta temática tengo obras en la Catedral de Ibagué, en el santuario del Divino Niño, en la iglesia Rosa Mística, en la iglesia San Judas Tadeo y muchas otras más, también en colecciones privadas.

  1. O.P: ¿Qué artistas han inspirado tu obra?

H.L: Definitivamente los artistas del renacimiento, entre ellos Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel y Rafael principalmente. Tuve la oportunidad de conocer algunas de sus obras personalmente, las cuales me impactaron por su gran formato, manejo de proporcionalidad y manejo del detalle. Por el lado de los artistas contemporáneos admiro el trabajo del maestro Darío Ortiz, también me gusta el trabajo escultórico del maestro santandereano Juan José Cobos.

  1. O.P: ¿Qué opinas del trabajo que realizan tus colegas en el Tolima?

H.L: Todos los artistas tolimenses a los que tengo el placer y orgullo de conocer personal o virtualmente, por su obra o su trabajo, todos tienen mi admiración y aprecio. Grandes seres, grandes artistas que nos aportan con su increíble imaginación, talento, trabajo y fabulosas obras que permiten que el departamento siga creciendo.

  1. O.P: ¿Cómo describes un día de tu vida?

H.L: Normal, sin jefe ni horario (risas), con el taller en mi cabeza, agradecido con la vida por haber puesto en mí esa semillita llamada arte. Siempre ocupado pero saco tiempo para hacer todo lo que me gusta; tengo tiempo para mi familia, amigos, hobbies y, por su puesto, para hacer lo que me apasiona.

  1. O.P: Hemos sabido que te apasionan las motos. Ilústranos acerca de ello

H.L: Sí, tengo la fortuna de tener dos motocicletas, son versión única, me referiré en particular a una de ellas: La Galatea. Pigmalión, rey de Chipre, quería una mujer perfecta, como no la pudo encontrar, esculpió en un bloque de mármol la estatua más hermosa de mujer alguna; fue tanta su dedicación, esfuerzo y trabajo que se enamoró perdidamente de la estatua, suplicándole a la diosa Venus que le diera vida a su amada; fue tanta la súplica que la diosa le concedió a la estatua el don de la vida, enamorándose perdidamente de su creador. Hoy ya no es mitología griega ni el poder de la diosa Venus la que le dio vida a esta máquina, es la creatividad de unos amigos, Radical Bikes, los cuales son expertos en fabricación de motocicletas que con su aporte me ayudaron a darle vida, poner su potente corazón a rugir y crear esta nueva historia: Galatea y yo.

  1. O.P: ¿Qué proyectos estás desarrollando en esta época?

H.L: Como artistas siempre tenemos algo en nuestra mente. La situación que estamos viviendo globalmente nos hace recapacitar y autoevaluarnos sobre lo que estamos haciendo bien y mal. Personalmente he estado analizando a donde nos está llevando un mundo consumista y capitalista; con base en este análisis rondan por mi mente infinidad de inquietudes que un día no muy lejano plasmaré en una escultura, haciendo énfasis en los verdaderos héroes de esta patria.

  1. O.P: Libro, canción y película favorita

Pueden haber muchos, pero para este momento crucial de nuestra historia, el libro sería la biblia, la canción sería color esperanza y la película sería avatar.

Visitas:246



No hay comentarios

Añadir más

0Shares