ONU: El compromiso de las empresas con los procesos políticos no debe conducir a abusos contra los derechos humanos

elena rusca ddhh

Por: Elena Rusca, Ginebra, 26.10.2022

Los expertos de la ONU pidieron a los Estados y las empresas que tomen medidas para garantizar que la participación empresarial en los procesos políticos no conduzca a abusos contra los derechos humanos.

Cuando las empresas participan e intentan influir en los procesos políticos, regulatorios y judiciales, tienen la responsabilidad de llevar a cabo esta participación de manera transparente, responsable y respetuosa de los derechos, dijo el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos en un informe presentado a la Asamblea General.

“Del mismo modo, cuando los Estados permiten la participación política de las empresas, tienen la obligación de garantizar que la participación esté adecuadamente regulada para evitar menoscabar la capacidad del Estado para salvaguardar los daños a los derechos humanos resultantes”, dijo Fernanda Hopenhaym, presidenta del Grupo de Trabajo.

En su informe, titulado “Influencia corporativa en la esfera política y regulatoria: Garantizar prácticas comerciales en línea con los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos”, el Grupo de Trabajo recomendó prácticas que los Estados y las empresas deben implementar para garantizar que la participación empresarial en los procesos políticos no conduzca a abusos contra los derechos humanos.

Los expertos explicaron que el compromiso político corporativo incluye la influencia corporativa sobre los legisladores y los procesos políticos; sobre la academia y las ciencias; sobre las narrativas públicas sobre temas políticos y la influencia corporativa sobre el poder judicial.

“Si bien todas estas actividades pueden tener aplicaciones legítimas, también pueden conducir a abusos de los derechos humanos relacionados con las empresas cuando se llevan a cabo de manera irresponsable”, dijo Hopenhaym.

El informe enfatizó que, como todos los demás aspectos de las operaciones comerciales, las actividades de participación política de los actores corporativos también tienen impactos en los derechos humanos. Por lo tanto, las responsabilidades de diligencia debida en materia de derechos humanos de las empresas deben incluir un enfoque en cómo su compromiso político se cruza con los derechos humanos.

La referencia clave para el informe son los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU, el marco global para los deberes del Estado y las responsabilidades de las empresas para prevenir y abordar los abusos de los derechos humanos relacionados con las empresas.

La presentación en la Asamblea General de la ONU se complementa con los esfuerzos para implementar la hoja de ruta del Grupo de Trabajo para la implementación global de los Principios Rectores de la ONU para la próxima década, que se lanzó en noviembre de 2021 y se presentó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2022.

El Grupo de Trabajo sobre derechos humanos y empresas transnacionales y otras empresas comerciales

El Grupo de Trabajo sobre derechos humanos y empresas transnacionales y otras empresas comerciales fue establecido por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2011. Sus miembros actuales son: Sra. Fernanda Hopenhaym (Presidenta), Sra. Pichamon Yeophantong (Vicepresidenta), el Sr. Damilola Olawuyi, el Sr. Robert McCorquodale y la Sra. Elżbieta Karska.

El Grupo de Trabajo es parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el organismo más grande de expertos independientes en el sistema de Derechos Humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de monitoreo de derechos humanos del Consejo. El Grupo de Trabajo informa al Consejo de Derechos Humanos ya la Asamblea General de la ONU. Los titulares de mandatos de Procedimientos Especiales son expertos independientes en derechos humanos designados por el Consejo de Derechos Humanos para abordar situaciones específicas de países o cuestiones temáticas en todas partes del mundo. Los expertos no son personal de la ONU y son independientes de cualquier gobierno u organización. Sirven a título individual y no reciben un salario de trabajo.

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU, respaldados por unanimidad por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2011 (resolución 17/4), brindan el estándar mundial autorizado para la acción para salvaguardar los derechos humanos en un contexto empresarial, aclarando lo que esperan los gobiernos y empresas para prevenir y atender los impactos en los derechos humanos derivados de la actividad empresarial.

¿Cuál es la característica de esos Principios? Que no son vinculantes, es decir son normas blandas y se remiten a recomendaciones voluntarias para los Estados y las empresas, es decir: se convierten en la antítesis de la necesidad de crear una norma jurídicamente vinculante en el tema de empresas y derechos, como se está haciendo en el Grupo de Trabajo responsable de redactar el Tratado sobre empresas transnacionales. De allí sus consecuencias socialmente peligrosas.

Referencia:

El Clarín de Chile. https://www.elclarin.cl/2022/10/27/onu-el-compromiso-de-las-empresas-con-los-procesos-politicos-no-debe-conducir-a-abusos-contra-los-derechos-humanos/

 

Visitas:441



No hay comentarios

Añadir más

0Shares