Del estigma a la agenda pública: la salud mental un derecho que debe ser fundamental

WhatsApp Image 2022-09-14 at 12.54.33 PM

El pasado 10 de septiembre se conmemoró el día mundial para la prevención del suicidio, la Organización Mundial de la Salud publicó hace unos meses un informe actualizado sobre la salud mental en donde señala que el suicidio representa más de uno de cada 100 fallecimientos en el mundo, es una de las principales causas de muerte entre los jóvenes.

Este estudio, cabe mencionar que se realiza con la recolección de datos durante y después de la pandemia del COVID-19, razón por la cual los datos que allí se encuentran son alarmantes y han hecho un llamado internacional para que los gobiernos del mundo pongan los ojos sobre la salud mental de la población. En Colombia, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, en un análisis de los efectos de la pandemia, en el 2021, se registraron 709 casos de suicidio, de los cuales 585 correspondieron a hombres y 124 a mujeres.

Lo anterior, pone en evidencia que el sexo masculino es quien consume con mayor frecuencia el suicidio, por lo tanto, es de gran importancia que las estrategias a implementar en material de prevención del suicidio tenga un enfoque de género y diferencial para los dos casos, ya que las mujeres son quienes más sufren de trastornos y enfermedades mentales.

Por otra parte, es importante indicar algunos de los factores de riesgos mencionados por la psicóloga Yaneth Urrego, son señales que nos permiten identificar la conducta suicida de las personas:

Vulnerabilidad Biológica. Las investigaciones han descubierto que cuando hay daño en los receptores del neurotransmisor de serotonina, aumenta la probabilidad de conductas de depresión lo cual hace más sensible a las personas ante situaciones que ven como difíciles de superar o como perdida.

Conflictos Familiares. En los estudios que hemos realizado con niños y adolescentes, especialmente, algo que los afecta de manera importante son las discusiones.

Factores estresantes. En todos los contextos se presentan eventos donde no se cumplen las expectativas de lo que se esperaba. El acoso escolar y laboral, las pérdidas económicas, las perdidas afectivas son situaciones que se presentan de manera aguda o crónica.

Experiencias traumáticas. Aunque las situaciones que cambian la vida no necesariamente generan trauma, sino hace que muchos se conviertan en personal resilientes.

Invalidación Emocional. Se entiende como un patrón de crianza que responde inadecuadamente o niega constantemente a la comunicación de experiencias emocionales.

Contagio emocional. Si bien es importante hablar sobre el suicidio de manera abierta, sin desconocer su impacto, el centrarse en la forma en que se realizó, el sentido trágico de este hecho, la repetición de los hechos de manera continua a través de los medios o en las redes sociales, o en las conversaciones y el lenguaje exagerado o ambiguo llevan a quienes se identifican con la víctima consideren la misma opción.

Factores personales. Los modelos de aprendizaje, la historia particular de cada individuo, su temperamento, el conjunto de aspectos antes mencionados y el encontrarse en ambientes vulnerables que generan estrés, dan como resultado una mayor sensibilidad a generar depresión y ansiedad que pueden evolucionar a la conducta de suicidio.

La situación en Ibagué

En menos de un mes, se han presentado 5 casos de suicidio en el mal llamado “Puente de la vida”, un lugar que se ha convertido en tragedia ya que muchas personas deciden acabar con su vida, llegan hasta el puente de la variante que conecta a Ibagué con el municipio de Cajamarca por considerarse un espacio de alto riesgo para los peatones, no obstante, ni la concesionaria, ni la administración municipal ni departamental han puesto en marcha alguna acción concreta para obstaculizar el paso de personas para que no salten desde este puente.

Por otra parte, el portal enfoque teve, cita lo señalado por la Fiscalía General de la Nación que a la fecha se han registrado 79 intentos de suicidio y 12 consumados en este lugar durante el 2022, datos que son preocupantes y que no se le ha puesto la atención que se merece desde las secretarías de salud y la ciudadanía en general.

Cómo se accede a los servicios de salud mental en la ciudad

Tuvimos la oportunidad de conversar con un paciente de la ciudad de Ibagué que lleva más de 5 años luchando contra la depresión y la ansiedad, él nos cuenta brevemente cómo accede a los servicios de salud mental en Ibagué y lo difícil que ha sido para él lidiar con el estigma, la discriminación y la falta de atención de calidad pública en Ibagué.

“Llevo 5 años luchando contra este monstruo interno llamado depresión y ansiedad provocado por el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), desde que me diagnosticaron la atención por parte del sistema de salud público ha sido pésimo, las citas que solicitó por medio de la EPS me las asignan cada 3 meses en psicología y 4 meses en psiquiatría, los medicamentos que me tienen que dar la farmacia no me los entrega originales sino genéricos, esto hace que el tratamiento sea más lento y de poca calidad. Por otra parte, el estigma, prejuicio y discriminación social ha sido terrible, no puedo hablar con libertad del tema porque la gente cree que estoy “loco”, que no hay que hablar conmigo porque si no me puedo “suicidar”, no hay que invitarlo a nada porque se pone “depresivo” o a llorar como una “niña”, estás han sido algunas de las situaciones con las que he tenido que lidiar y el temor de que no me contraten en ningún lado o que me echen del empleo y encontrar una pareja ha sido muy difícil por los comportamientos que tengo solo por el hecho de tener TOC y tener crisis de vez en cuando.

A raíz de todo esto, he decidido optar por atención particular, realmente si yo no tuviera el privilegio de pagar por sesiones de psicología y psiquiatría hace mucho tiempo habría dejado de existir, porque estos tratamientos deben ser constantes, es decir, la sesiones con la psicóloga deben ser en caso de una crisis muy fuerte 2 veces por semana y con el psiquiatra al menos una vez al mes.

La salud mental es muy costosa en Ibagué, una sesión de psicología oscila entre 60 a 130 mil pesos y de psiquiatría entre 80 y 200 mil pesos más lo medicamentos originales que están entre 90 a 250 mil pesos.

Quizá por eso muchas personas que desconocen el tema no pueden seguir luchando y pierden esta batalla acabando con sus vidas.”

Hoy Ibagué nuevamente está de luto, pareciera que esta situación no tuviera dolientes, la secretaría de salud años atrás afirmaron que esto era un problema “espiritual” y por tal motivo se debía tratar con curas y pastores, inclusive, la misma secretaria de salud fue a hacer un acto religioso en éste lugar, cosa que no cayó bien en los profesionales de la salud y los investigadores sociales del tema, por eso es necesario saber qué están haciendo desde la institucionalidad al respecto, cómo fortalecen la cobertura de los servicios, la calidad y las acciones preventivas para disminuir éste flagelo que va en aumento en nuestra ciudad.

Por: Hernando Rojas

Sociólogo Universidad del Tolima

Fuentes: https://www.eltiempo.com/salud/estas-son-algunas-de-las-principales-senales-de-alarma-frente-al-suicidio-701321

https://enfoqueteve.com/en-ibague-79-intentos-de-suicidio-y-12-consumados-en-el-puente-de-la-variante/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=en-ibague-79-intentos-de-suicidio-y-12-consumados-en-el-puente-de-la-variante&utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=en-ibague-79-intentos-de-suicidio-y-12-consumados-en-el-puente-de-la-variante

Entrevista a paciente psiquiátrico. Mantenemos su nombre en el anonimato

Visitas:1394



No hay comentarios

Añadir más

0Shares