Expertos de la ONU advierten sobre crecientes niveles de violencia de colonos israelíes hacia palestinos

1500888791_359187_1500891397_noticia_normal


La violencia de los colonos israelíes contra los civiles palestinos en la Cisjordania ocupada ha aumentado notablemente en los últimos meses, con asaltos y destrucción de propiedades en una atmósfera de impunidad.

“Observamos que, en 2020, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) documentó 771 incidentes de violencia de los colonos que causaron heridas a 133 palestinos y dañaron 9.646 árboles y 184 vehículos, principalmente en las zonas de Hebrón, Jerusalén, Naplusa Ramallah”, denunciaron varios expertos de Naciones Unidas[1]. “Ya, durante los primeros tres meses de 2021, se registraron más de 210 incidentes violentos de colonos, con una muerte palestina. Hacemos un llamado al ejército y la policía israelíes para que investiguen y procesen estos actos violentos con vigor y determinación”.

Los expertos dijeron que la violencia de los colonos fue predominantemente motivada ideológicamente y diseñada principalmente para apoderarse de la tierra, pero también para intimidar y aterrorizar a los palestinos. La violencia y la intimidación a menudo impiden que los palestinos accedan a su tierra y la cultiven, y crea un entorno coercitivo que presiona a los palestinos para que se mantengan alejados de ciertas áreas o incluso se muden.

“Su objetivo principal es el sustento de los palestinos rurales, destrozando ganado, tierras agrícolas, árboles y hogares. Además de la presencia y expansión de los asentamientos israelíes, que están destinados a establecer reclamos ilegales de soberanía israelí, la violencia de los colonos está destinada a hacer insostenible la vida cotidiana de los palestinos”, dijeron.

También son preocupantes los informes de que más de 70 familias que viven en la zona de Karm Al-Ja’buni de Sheikh Jarrah en Jerusalén oriental están bajo amenaza de desalojo forzoso para dar lugar a nuevos asentamientos. Siete hogares ya recibieron órdenes de desalojo y solicitaron desalojar sus hogares antes del 2 de mayo de 2021. Tales desalojos forzosos que conducen a traslados de población están estrictamente prohibidos por el derecho internacional”, dijeron los expertos.

Los expertos de la ONU señalaron que la violencia de los colonos continúa afectando a las mujeres embarazadas, los niños pequeños y las personas mayores. “El patrón de ataques, particularmente por parte de colonos violentos y motivados ideológicamente, confirma constantemente que se están borrando los límites de los ataques contra todas las categorías de palestinos”.

Dijeron que en un incidente en el sur de Hebrón el 13 de marzo, una familia palestina – padres y sus ocho hijos – fueron atacados por 10 colonos israelíes, algunos de ellos armados. Los padres heridos fueron tratados en un centro médico en Hebrón y los niños quedaron traumatizados.

“Estamos profundamente preocupados por el clima de impunidad en el que se están produciendo estos ataques”, dijeron los expertos. “En muchos casos, el ejército israelí ha estado presente, o cerca, y no ha tomado suficientes medidas para proteger a los palestinos de esta violencia. Esto equivale a un enfoque discriminatorio de dos niveles para la protección militar y la vigilancia en Cisjordania”.

La situación es particularmente grave en el área H2 en Hebrón, donde se ha infligido a los residentes palestinos en la ciudad un patrón de larga data de violencia prolongada de los colonos israelíes, una fuerte presencia de las ISF y restricciones indebidas de movimiento en beneficio de los colonos.

Los expertos de la ONU señalaron que, según Yesh Din, una organización israelí de derechos humanos, en el período 2005-2019, el 91 por ciento de las investigaciones en casos presentados por palestinos por crímenes de motivación ideológica, se han cerrado sin acusaciones por parte del ejército israelí. “Este número es abismal en comparación con el número y la naturaleza de los crímenes cometidos por los colonos israelíes y testifica más que nada de la impunidad institucional y sistemática que prevalece en el territorio palestino ocupado”.

Los expertos señalaron que el derecho internacional exige que la potencia ocupante, en todas las circunstancias, proteja a la población ocupada. El artículo 27 del Cuarto Convenio de Ginebra estipula que la población protegida “será en todo momento tratada con humanidad y estará protegida especialmente contra todos los actos de violencia o amenazas …”

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que imponga costos significativos a la ocupación prolongada de Israel y para exigir que la potencia ocupante detenga su empresa de asentamientos de inmediato”, dijeron. “Los palestinos deben ser protegidos de la violencia de los colonos y los perpetradores deben rendir cuentas por sus acciones”.

Los expertos: Sr. Michael Lynk, Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967. Balakrishnan Rajagopal, Relator Especial sobre una vivienda adecuada como componente del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho a no discriminación en este contexto. Claudia Mahler, Experta independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas mayores.

Esta declaración también fue respaldada por: Jelena Aparac (Presidenta-Relatora), Lilian Bobea, Ravindran Daniel, Chris Kwaja, Sorcha MacLeod, Grupo de Trabajo sobre el uso de mercenarios.

Visitas:370



No hay comentarios

Añadir más

0Shares