Entrevista a Eri Ka Maron

IMG-20190909-WA0016b

Estuvimos hablando con la ilustradora tolimense Erika Ramírez, más conocida en el mundo artístico como ”Eri Ka Maron”. Nos adentramos en sus peculiares viñetas, que hacen de ella una ilustradora con mucho potencial, en este mundo de trazos, historias y colores que cada vez toma más fuerza en la ciudad de Ibagué.

Ojo Público: Háblanos un poco de ti

Erika Ramírez: soy maestra en artes plásticas de la Universidad del Tolima, soy ilustradora, dibujante, madre de dos bebés; soy apasionada por la música, me gusta el cine, la animación. Nací en Chaparral – Tolima pero por cuestiones de la vida llegué a Purificación donde pasé la mayor parte de mi vida, luego de allí me fui para Ibagué a estudiar la carrera de artes plásticas; allí llevo residiendo ocho años.

O.P: ¿Por qué Eri Ka Maron?

E.R: Cuando empecé el proyecto quise tener un pseudónimo, no me interesaba que las personas supieran que era yo quien dibujaba y quería hacer un juego con mi nombre; la historia no es muy extraordinaria si lo pienso, simplemente un día mientras comía arroz chino miré en el plato un camarón y conecté el nombre, lo cual es una paradoja porque no disfruto mucho los camarones, y es gracioso cuando la gente piensa que “maron” es mi apellido.

O.P: ¿Cómo y cuándo empezaste en el mundo de la ilustración?

E.R: Desde niña fui muy apasionada por el dibujo, recuerdo tener cuadernos llenos de dibujos, escribía historias y las narraba en voz alta conforme iba leyendo, era muy entretenido. El dibujo fue muy bondadoso en términos de que me permitía encontrar una forma de tener todo sin tenerlo, creé un universo; podía tener cualquier cosa, no había límites ni carencias, era como tener una varita mágica, luego después de un tiempo dejé de hacerlo. Después de mucho tiempo regresé al dibujo en la universidad, ahí volví a las andanzas.

Un día se me dio por subir una imagen al Facebook y la gente respondió bastante bien, yo no planifiqué nada realmente, entonces continué subiendo ilustraciones cada vez que podía, luego decidí crear una página exclusivamente para mis dibujos y mis ilustraciones y para que nadie supiera quién era yo, pienso que el medio ha ayudado el crecimiento del proyecto mismo, el hecho de que sea un medio de difusión inmediata también aporta mucho a los procesos.

Cuando empecé hacer el ejercicio de compartir mis imágenes en los medios, me di cuenta de que mucha gente se sentía identificada con lo que yo compartía o decía en mis imágenes, razón que me hizo sentir muy acompañada; el compartir estas imágenes parte de la necesidad de decir muchas cosas, creo que es la principal razón, decía a través de dibujos.

También tuve un pequeño conflicto al principio porque no sabía lo que estaba haciendo realmente con el dibujo, o sea, cómo etiquetar lo que estaba haciendo, pues la gente siempre busca etiquetas, yo solo decía que dibujaba a mi estilo cuando alguien me decía que mi dibujo tenía algunas características definidas, luego alguien me dijo que lo que yo hacía se llamaba ilustración y esa sola palabra me dio pie para empezar a expandirme, investigar y entender cómo se movían los ilustradores y la gente en el medio.

O.P: ¿Qué te inspira como ilustradora?

E.R: Creo que a mí me inspira el mundo, a mí me inspira la gente, a mí me inspira la música, todo lo que pasa alrededor, todo lo que sucede… soy una mujer muy observadora, entonces todo el tiempo me gusta estar mirando cómo se mueve la gente; cuando voy al centro y debo esperar a alguien, me siento en el parque y comienzo a mirar a las personas y a imaginarme un mundo dentro de ellos y a pensar qué hacen, para dónde irán; entender que cada día es diferente, que cada día nos encontramos con cosas que nos invitan a dibujar.

También me inspira mi vida, cómo veo las circunstancias a través de mis ojos, cómo pienso una situación, entonces siempre llevo en mi maleta una libreta o una agenda donde pueda dibujar, donde yo sé que si tengo una imagen la puedo retener y escribirla y luego llegar a casa para luego trabajar en ella, porque hay muchas cosas del mundo que me seducen, entonces me producen esas ganas de dibujar, por lo que no dejo escapar las ideas sino que las retengo en un papel; cuando no tengo cómo plasmar esas imágenes, a través del celular escribo la historia o lo que se me venga a la cabeza y al llegar a la casa simplemente dibujo. A manera de consejo diría: nunca dejen que se les escapen las ideas, dibújenlas.

O.P: Veo mucha ilustración referente a la mujer ¿cuál es el motivo?

E.R: Yo dibujo mi cotidianidad, es la manera como veo el mundo, no podría hablar desde otro punto de vista porque no sería sincero; siento el dibujo desde este ser mujer y desde vivir en este mundo tan desagradecido, es contar la vida de una mujer por medio de la ilustración, además que amo dibujar mujeres, para mí el cuerpo femenino es una maravilla, es hermoso, es grande, es poderoso.

O.P: ¿Qué ilustradores destacas o recomiendas?

E.R: Me gusta Cecilia Ramos “La Che”, Flavita Banana, Amaia Arrazola, Amalia Andrade, me gusta Paula Bossio; podría destacarlas a ellas.

O.P: Danos tu opinión acerca del trabajo que realizan tus colegas a nivel local.

E.R: Siento que están pasando muchas cosas en la ciudad, se están gestando varios proyectos interesantes, hay bastantes intereses y muchísima gente que quiere camellar, entonces eso también es inspirador y motivador para uno que está dentro de la escena, porque hay un movimiento que se empieza a evidenciar y a fortalecer; también podría destacar que se están abriendo espacios para promover y difundir, espacios de creación ligados también al diálogo, a la investigación, a la producción.

Hay bastantes iniciativas que fortalecen todo este tema y que son dinámicas del mismo artista, de los mismos colegas, por lo que conozco compañeros egresados de la carrera que componen todas estas ondas, para resaltar puedo nombrar a fábulas de la calle, está la gente del cómic, grupo donde yo estoy involucrada, donde se trabaja e investiga lo que pasa en Colombia referente a esta profesión, está el colectivo grafito, también se está moviendo el comité pedagógico del Consejo de Arte de Ibagué, entonces son proyectos que enriquecen los procesos y de alguna manera lo inspiran a uno.

O.P ¿Qué sueles hacer diferente a tu actividad como ilustradora?

E.R: Estar pendiente de mis hijos, canto, me interesa mucho lo que pase en la ciudad en cuanto a cultura, cómo se mueven las dinámicas; siempre soy muy partícipe en todas las dinámicas que mueven la ciudad. Me gusta muchísimo la música entonces gran parte de mi tiempo si no estoy dibujando estoy escuchando música y también disfruto mucho de salir a caminar.

O.P: Te hemos escuchado cantar ¿te apasiona tanto como dibujar?

E.R: Cantar no me apasiona tanto como dibujar porque realmente y sin ser modesta siento que no lo hago tan bien, pero cantar me hace muy feliz. Desde muy pequeña he cantado, en fiestas, en la iglesia, en eventos públicos, siempre lo he hecho. Canté en la orquesta de la Universidad del Tolima y de vez en cuando con un grupo de amigos nos gusta sentarnos por la Biblioteca Darío Echandía o por el Parque Murillo Toro y hacer música. Me gusta porque he conocido mucha gente en el ejercicio de sentarme y pasar la noche haciendo música; a veces se acercan personas a improvisar y se arman buenos parches, es muy ameno.

O.P: ¿Estás trabajando en algún proyecto especial?

E.R: Debí haber terminado mi novela gráfica, la que presenté como tesis de grado, pero entré en crisis y la dejé quieta un rato. Actualmente trabajo en algo de narrativa gráfica con el grupo del comité que mencioné anteriormente y debido a la situación por la que actualmente estamos atravesando, he creado unas viñetas un poco más críticas las cuales publico a diario en mis redes. Últimamente estoy practicando cerámica, me parece un proceso bello con el que estoy diseñando unas materas que daré a conocer más adelante; generalmente siempre estoy creando, siempre me refugio en el hacer.

O.P: En cuanto a técnica ¿digital o manual? ¿Por qué?

E.R: Me gusta más trabajar manual, siento que es un ejercicio más amable con el cuerpo, puede pasar en cualquier momento, en cualquier lugar se puede dibujar análogamente, por lo que también me gusta mucho el papel, las texturas, las superficies, como esa exploración de palpar.

Pasan muchas cosas cuando se dibuja manual o análogamente, ese error de no poder enmendarlo con crtl + z; realmente me gustan las líneas sinceras, siento que se logra solamente dibujando manualmente, es algo mucho más natural y espontáneo; por otro lado no es que me moleste dibujar digitalmente, pero siento que aunque se acerque mucho a la realidad no la supera, aunque la use más al momento de encargos como calcomanías o todo ello que se vaya a llevar a impresión, pero al final disfruto dibujar por cualquier medio.

Visitas:374



Hay 1 comentario

Añadir más

Publicar un nuevo comentario

0Shares